Q.E.P.D.


Con profundo dolor, invitamos a todos a presentar sus respetos por el lamentable fallecimiento de una eterna promesa política argentina: Fernando "Pino" Solanas.

Aferrados al amor a la vida (política) no vimos las señales de su cercana muerte (política), sino hasta que fue irreversible:

*Cuando en los 90 se peleó con Carlos Menem, no por su entrega del país, no por su traición al peronismo, sino porque no cumplió con la promesa que la había hecho de entregarle las Galerías Pacífico para que edificara allí su Imaginario Latinoamericano, no lo vimos venir. No atinamos a pensar que si Carlos le daba las galerías, él no se hubiera enojado.

*Cuando rompió con el Frente Grande, echandole la culpa al Chacho Álvarez, creímos que tenía razones valederas para romper el progresismo. Seguía siendo nuestra promesa.

*Cuando hace un año atrás, sus diputados aliados votaron a favor de los sojeros que tenían sitiado al país y él no los criticó ni desautorizó, ya era tarde.

*Cuando se presentaba, en plena campaña electoral, en TODOS los programas del Grupo Clarín, sin decir una sola palabra sobre la Ley de Servicios Audiovisuales que propuso el gobierno y que se está debatiendo democráticamente antes de enviarla al Congreso, cuando vimos que se encerraba en una actitud cerril opositora para conseguir el voto gorila porteño, comprendimos.

*Hoy, cuando se retractó de su inicial posición positiva sobre el diálogo abierto por el oficialismo con los partidos políticos, copiando la actitud antidemocrática de Elisa Carrió, y siendo, encima, que sus propios aliados anunciaron que SI concurrirán, dejándolo solo y desautorizado en su actitud gorila, ponemos un minuto de silencio...

Pino Solanas, como figura política del progresismo nacional, ha muerto. Ha nacido un fantoche conservador sin destino.
Elevamos una oración.
MP

Entradas populares